Depilación


 

Depilación


Diodo: El Diodo emite una luz que es absorbida solamente por el pigmento localizado en el folículo piloso. Este láser es disparado sólo durante una fracción de segundo pero con la duración suficiente para destruir el folículo. Este sistema no suele necesitar gel ni anestesia debido a que una pieza de este láser se aplica sobre la piel produciendo un enfriamiento que evita dolor y posibles quemaduras.

 

Eléctrica

La depilación eléctrica elimina el vello mediante inducción de corrientes a través de una aguja o unas pinzas conectadas a un aparato eléctrico. Elimina la papila dérmica y las células de la protuberáncia responsables del origen y desarrollo del folículo piloso. Es un tratamiento seguro y eficaz. En algunas ocasiones nos podemos encontrar con canas o vello donde el láser no sería efectivo, siendo esta la solución más acertada.

 

 

Cera

Consiste en retirar el vello adhiriendo tiras de cera a la piel. Para ello se utilizan unas máquinas depiladoras que calientan la cera y la dosifican en láminas por medio de un rodillo que la extiende por la piel. Este tipo de aplicación es más cómodo, rápido y limpio que el de las tradicionales cubetas. Con este método se logra debilitar el vello al eliminarlo de raiz.